Productos en Maderas Exóticas Brasileñas

A 100 km de Santarém, estado de Pará, la empresa desarrolla sus proyectos de manejo forestal: una propuesta de desarrollo sostenible basada en la extracción de madera en forma racional y controlada, preservando el equilibrio del ecosistema. El trabajo se inicia con el relevamiento físico de las especies encontradas en el área, estipulándose el volumen y el diámetro mínimo necesarios para la extracción de cada especie. Los caminos y demás vías de acceso de los proyectos se diseñan de forma tal que puedan minimizarse los daños sufridos por los bosques. Todo el proyecto es autosostenible — sólo permite la extracción de árboles maduros — y garantiza espacio para el crecimiento de árboles más jóvenes. Además, se preservan los árboles matrices de cada especie para la producción de semillas y se implementan las Parcelas Permanentes para que en el futuro pueda compararse la evolución del bosque manejado, con la del no manejado.

Después de la extracción, técnicos de la empresa monitorean la evolución del bosque. El área del proyecto se divide en lotes de 50 hectáreas cada uno. La extracción se hace en un lote cada vez, en un proceso rotativo, permitiendo que los lotes utilizados anteriormente se recuperen a su debido tiempo. Se conservan los árboles que se encuentran por debajo del índice establecido, hasta que se vuelva a repetir la operación 20 o 30 años después. Sólo se retiran las especies que no estén amenazadas de extinción.cuidando do meio ambiente

Otra preocupación: ¡la preservación de la fauna! La caza está prohibida en nuestras áreas y nunca se extraen aquellos árboles que tengan importancia en la cadena alimenticia de roedores y pájaros como por ejemplo el castaño. Las áreas forestales antes degradadas y utilizadas para la agricultura y la ganadería se recuperan por medio de la reforestación con esencias nativas de la región, dando prioridad a los lugares sometidos a la erosión.

El proyecto de manejo forestal ha sido aprobado por el IBAMA que se responsabiliza por el control de las actividades y, periódicamente es visitado por organizaciones de todo el mundo, tales como WWF, Forest Service U.S.A., el Banco Mundial, las Universidades de Oxford, Edimburgo, Padua, Florida, Estocolmo, San Pablo y Paraná, además de entidades como SUDAM y EMBRAPA.

El saldo de este programa es positivo y muestra notables ventajas para el medio ambiente: el número de árboles plantados es más grande que el número de árboles extraídos. Y el empleo de la población local en proyectos de manejo sostenible asegura una mejor calidad de vida y menores oportunidades de se provoquen incendios para la abertura de pastos.